(+34) 93 521 11 37

Por Dr. Gilbert Aubert

Prestigiosas firmas como HCI, CCL, IBM y DDI, después de encuestar a miles de ejecutivos de primer nivel, de cientos de corporaciones alrededor del mundo, concluyen que un sorprendente número de ellos afirman que se sienten mal equipados para tener éxito en este mundo radicalmente diferente. También aseguran que el liderazgo no está a la altura de los tiempos actuales, y que la calidad del liderazgo es un problema. Las  investigaciones concluyen que las habilidades cruciales de liderazgo presentes en las organizaciones de hoy son insuficientes para satisfacer las necesidades actuales y futuras, o sea que los gerentes y directores no tienen las habilidades de liderazgo necesarias para enfrentar la nueva manera de hacer negocios.

También confirmaron que existe una relación directa entre la efectividad de un líder y los resultados de la organización, por lo que se hace prioritario desarrollar competencias críticas para liderar en el siglo XXI.

Esto hace obligatoria la siguiente pregunta: Nuestra organización será diferente? Esto no nos sucede? Esto solamente le pasa a otros?

En la década de los 80´s, Sir John Whitmore y otros desarrollaron en el Reino Unido el Coaching Ejecutivo, que de acuerdo con Zeus & Skiffington es una relación colaborativa e individual entre un ejecutivo y un Coach, y tiene por objetivo lograr un cambio comportamental sostenido y modificar la calidad de trabajo de los ejecutivos. El Coaching Ejecutivo hoy en día se utiliza como una extensión de los programas de desarrollo de liderazgo para ejecutivos y se ha convertido  en   parte  fundamental  en  el desarrollo del liderazgo en la mayoría de las organizaciones.

Entre las aplicaciones más comunes que tiene el Coaching Ejecutivo en los Programas de Liderazgo está el desarrollo de habilidades como relaciones interpersonales, gestión de emociones, comunicación asertiva, inspirar confianza, gestión del cambio, resolución de problemas, desarrollo de equipos de alto rendimiento,  productividad y efectividad personal, líder Coach y manejo del estrés. Estas características hacen que una interacción uno a uno con un Coach Ejecutivo pueda proporcionar un enfoque que ninguna otra forma de apoyo en la organización puede dar. Una de las ventajas del Coaching Ejecutivo es poder desarrollar líderes en el contexto de su trabajo actual, sin sacarlos de las responsabilidades de su día a día. De ahí que cada vez son más las organizaciones que usan el Coaching Ejecutivo como una parte integral de sus programas para desarrollo del liderazgo directivo.