(+34) 93 521 11 37

Por Ricky A. Gomes, Coach Director General de TISOC

Queridos seguidores de TISOC – “The International School of Coaching” y apasionados del fantástico mundo del Coaching, ya a las puertas de terminar este año de 2012 no quisiera dejar pasar la oportunidad para repasar con vosotros lo que ha representado este año para TISOC, año en que los Mayas han predicho como el fin del mundo.

Desconozco qué es lo que los Mayas entendían por fin del mundo, lo que sí sé es que Europa atraviesa una de las crisis más grandes que jamás ha conocido, los pilares que antes se pensaban inquebrantables ahora y más que nunca se ven frágiles y débiles, el cambio climático es cada vez más palpable y el mundo se encuentra cada vez más dominado por Países donde en la mayoría de los casos las libertades priman por su ausencia. En definitiva estamos viviendo cambios profundos a todos los niveles.

TISOC empezó su andadura allá por el año 2002, es decir, lo que para nosotros representaba un año lleno de emociones, ya que festejamos nuestro 10º aniversario ha terminado de una forma drástica por la perdida de nuestro siempre amado Maestro Miguel J. Roldan con apenas 52 años.

Miguel era un visionario, allá por donde iba dejaba huella, no he conocido jamás una persona tan trabajadora y además con un coeficiente mental fuera de lo común. Miguel se destacaba por su oratoria, siempre nos reíamos mucho porque le decíamos que parecía un cura, y a él le hacía gracia. Esa habilidad de oratoria que tenía, conducía a unas charlas y cursos impregnados de magia; manejaba la lengua española como pocos. Investigador innato, una de sus pasiones era la lectura, gracias a ella lograba tener una visión bien documentada de lo que deseaba implementar en sus charlas y cursos que impartía por todo el mundo de habla hispana. No había nada que se le preguntara que no tuviera una opinión fundamentada, era desde luego un gozo poder disfrutar una conversación con un ser tan entrañable e inteligente que nos cautivaba y encantaba con su oratoria.

Con todo esto no quiero decir que fuera perfecto, tenía desde luego sus defectos como todo el mundo, además era muy testarudo y cuando se empecinaba con algo no había quien le llevara la contraria, yo siempre le decía que estaba un poco loco, y lo estaba, ya que era un genio, si hacemos un repaso podremos verificar que si algo hay en común entre todos los genios de nuestra historia es que estaban algo alocados. No obstante era ese mismo punto de locura que lo hacía especial, no era una persona común, ni hacía lo que se esperaba de él, todo lo contrario, iba siempre contra corriente y los demás no lo entendían. Sin lugar a duda era un visionario.

Desde su cargo de Presidente de la Escuela Líder en su sector llevó el Coaching a los más altos niveles de excelencia, el mundo de habla hispana le agradecemos infinitamente todo lo que hizo para mejorar a través del Coaching nuestras relaciones tanto personales como las mejoras que implementó tanto a nivel humano como de rendimiento en las empresas por donde pasó.

Amante de la buena mesa, Miguel nos deslumbraba con sus charlas mientras él disfrutaba de la buena comida como nadie. No había nada que lo hiciera más feliz que reunirse con sus amigos acompañado de una buena comida.

Ahora nos quedamos con sus enseñanzas, y en mi caso en concreto tantos y tantos momentos juntos, un gran privilegiado, así me siento.

Querida comunidad del mundo del Coaching, a la espera de mejores tiempos, que seguro empezarán a llegar muy pronto, en nombre de todo el equipo de TISOC os deseamos unas navidades llenas de cariño y un año nuevo cargado de ilusiones.

Nos vemos en 2013 llenos de ilusión y más comprometidos que nunca.

Felices Fiestas y Buen Coaching!