(+34) 93 521 11 37

Por Aideé Díaz, Master Coach grado Experto – TISOC

¿Qué es lo que realmente sucede cuando haces dos cosas o más a la vez?

He estado observando con curiosidad y asombro la manera en como las personas a mi alrededor (clientes, amigos y familiares) son eficientes, para encontrar un método que pudiera aterrizar y compartirlo contigo.Como aquel tesoro que algunos queremos encontrar.

¿Cuándo fue la última vez que observaste a tu alrededor y decididamente quisiste alcanzar un resultado diferente para determinada situación?

Te cuento que yo lo hice durante una semana. Lo más maravilloso de esta experiencia de observación, fue descubrir la razón por la que acompaño a empresarios y directivos y lo fascinante de ayudarlos a pensar. Aquí daré crédito a la maestra más grande: mi mamá. Además de observarla en su negocio me dediqué a participar en su estrategia de eficiencia y como menciona Gary Keller autor de “Theonething” El truco del éxito es escoger al hábito adecuado y hacer acopio de la suficiente disciplina para consolidarlo.No más.

¿Cuáles son los recursos a tu alcance en este momento que te pueden ayudar a dar el paso para aquello en lo que trabajas el día de hoy?

Entusiasmada me puse a desglosar los componentes de un modelo de eficiencia, de director a director, para que alcances HOY un paso más empleando los medios a tu alcance.

Literal, la clave está en hacer una cosa a la vez, empezar y terminar, sin más.

Espero que te funcionen estos 8 componentes para que de una vez por todas hagas los ajustes en tu empresa o dirección:

  1. Querer hacerlo. De nada sirve el mejor plan, el mejor equipo y los recursos inagotables, si no hay Voluntad.
    DEBES querer participar en el proceso y como líder inspirar a los otros.
  2. Tener un propósito. Este habla solo Para que lo haces,sin esa estrella del norte, las tareas diarias se vuelven vacías.
    Brindar salud, fortalecer a otros, mitigar un dolor, hacer felices a tus clientes, generar trabajo, hacer brillar a los demás…
  3. Terminar lo que prometiste y entregar un poco más. Por muy ambicioso que sea el plan, solo tienes cada día para ir avanzando. Así que enfócate en esa UNICA tarea y agrégale un poco más.
  4. Adelantar trabajo. Aquí voy a evocar la flexibilidad en ti. A veces te distraes, es natural TODO el mundo lo hace , así que no te sientas culpable por distraerte. Tal vez esa distracción te ayudará más adelante a terminar otra tarea. Lo más importante es no querer hacerlo al mismo tiempo.
  5. Seguir un método. De nada sirve el desorden, ordena las ideas, ordena las tareas, entrega la responsabilidad, supervisa y aprende.
  6. Delegar. Detecte que es la mejor manera de enfocar el día, “todos para uno y uno para todos”, despréndete de actividades que ayuden a desarrollar a otros y tú dedícate a pensar!!
  7. Confiar en ti y en el proceso.
  8. Tener una inspiración. La cereza de la semana para impulsarte a pensar. La productividad es una consecuencia natural de la inspiración.

¿Cómo puedes aumentar HOY tu inspiración?

Por Aideé Díaz, Master Coach grado Experto – TISOC