(+34) 93 521 11 37

Por Mariela Alvarado

Los super héroes no tienen tiempo para esas cosas. Tienen trabajo que hacer, gente que cuidar… incendios que apagar. ¿Cuándo fue la última vez que viste a un súper héroe en un campo de golf, acurrucado leyendo durante todo un día o paseando en el mercado orgánico probando y escogiendo frutas frescas? ¿Cuándo los viste “colgar su capa” durante el día para disfrutar de una copa de vino, sumergirse en un baño de lavanda o tener una fiesta privada de baile en su terraza? Nunca… si alguna vez. Y para súper héroes como Super Man o la Mujer Maravilla eso está bien; ellos no vinieron a este planeta a tomar el sol, deleitarse con sabores exóticos y sonidos relajantes o apreciar lo bello que los rodea simplemente porque sí… ¡ellos vinieron a este mundo a trabajar y salvar gente!

Vos, en cambio, viniste a este planeta a disfrutar. ¡Claro! Tenés trabajo que hacer, gente que ayudar, una huella que dejar… pero una de las razones claves por las que tu alma vino a este planeta es para pasarla bien y disfrutar de este mundo lleno de maravillas.¿No recibiste el memo? Dice… “Asegúrate de llenar tu tanque de alegría diariamente, si no… tu alma se marchitará y morirá.”

El placer debe ser una de nuestras prioridades mientras vivamos en el planeta Tierra.

¡PLACER!… es como una palabra desconocida para muchos de nosotros, una exótica palabra cuyo significado y contenido continuamente eludimos. Al pensar en auto-placer la mayoría de nosotros no vamos mas allá del sexo ¿correcto? a ver, traduzcamos… si sexo fuera la definición en lugar de un aspecto del auto-placer… sería como decir que Disneylandia es sólo “el ride” de las tacitas de té giratorias, sin duda alguna es un gran “ride” pero hay cientos de atracciones mágicas que completan la experiencia. 

Auto-Placer incluye cualquier acto o experiencia en la cual creamos felicidad para nosotros mismos. Esto podría ser algo tan simple como oler una flor, tan fabuloso como ir de cita con nosotros mismos a nuestro restaurante favorito y saborear cada bocado o tan tonto como saltar en charquitos de agua de lluvia… solo porque nos hace sonreír.
Estos momentos auto creados de placer son como tomar una pastilla de felicidad… y ¡no hay nada malo en eso! ¿correcto? No obstante, decir en voz alta “voy a darme placer” o “voy a buscar placer para mi” se siente casi vergonzoso y genera cierta culpabilidad.

Hagamos una prueba… tratá de decir las siguientes palabras en voz alta: ¡Voy a darme placer! ¿raro no? Podés agradecer al “Manual de Auto-Sacrificio” que nos enseñó a sentirnos culpables al poner nuestra felicidad primero y al “Manual de Autoestima” por enseñarnos a buscar la felicidad en lugar de crear felicidad… en el aquí y el ahora.

¡Vamos a escribir un nuevo capítulo! ¿de acuerdo? ¡vamos a corregir esa definición de placer de una vez por todas!

Te invito a que digás las siguientes frases en voz alta:
Decido priorizar el placer y la felicidad en mi vida.
Elijo crear placer para mi cada día.
Me aseguraré de experimentar felicidad todos los días, independientemente de loque haya que hacer, cuidar o lograr.

Te aseguro que nunca has escuchado a un niño de 7 años decir: “Lo siento, no puedo ir a Disneylandia… tengo que limpiar mi habitación.” Los niños no tienen problemas con la elección de la diversión y el juego, o hacer su felicidad una prioridad; incluso cuando hay trabajo que hacer. ¡Y vos tampoco tendrás problemas con ésto una vez que tu sucursal de auto-placer comience a crecer de nuevo!

A partir de hoy te brindarás a vos mismo un enorme permiso para invertir en tu felicidad creando juego y diversión, saboreando la vida y experimentando gozo de lo que te rodea y te hace sentir vivo.

¿Qué te parece? ¿Asumís el reto? Recordá: Tanto como tu cuerpo necesita aire para respirar, tu alma necesita placer para sobrevivir.

Por Mariela Alvarado – Your Inside Out Coach