(+34) 93 521 11 37

POR ALBERTO VOCES ABOY, MASTER COACH – EXPERTO EN COACHING DEPORTIVO

Durante décadas, los logros del deportista provenían de su cuerpo y se presuponía que aquellos deportistas con un gran estado físico, buena técnica y coordinación, contaban con todos los atributos para el éxito deportivo. En los últimos años los nuevos avances en neurociencia, reflejan cada vez más, la importancia del cerebro y el comportamiento neuronal en el rendimiento del deportista.

Lo que realmente está cambiando y va a cambiar todavía más en el rendimiento deportivo es que, en un principio, la neurociencia se preocupaba “simplemente” en ver el funcionamiento del cerebro de los deportistas y ahora el enfoque está, en cómo transformarlo acorde a las necesidades del deportista para mejorar su rendimiento dentro de la pista.

Pero en el deporte de alto rendimiento no solo es importante tener el cerebro afinado y mejorado con los últimos avances en neurociencia aplicada al deporte; la optimización del rendimiento cerebral y neuronal, tiene que venir acompañado por un trabajo mental del autoconocimiento, de la mejora y el control de los pensamientos y las emociones, pues son los que al final guían esa red neuronal que los alineará con el cuerpo y los conducirá al éxito.

La mayoría de los modelos de estudios neuronales analizados en alto rendimiento, se dan en reposo, no a 180 pulsaciones, por lo que el control de los pensamientos y de las emociones, es una de las últimas fronteras que tenemos que trabajar para un óptimo rendimiento de los deportistas.

En TISOC, nuestro programa de Coaching Deportivo aporta valor a las herramientas que el Coaching trabaja tanto sobre el control mental como el emocional y el autoconocimiento del deportista; pues este necesita conocer y regular, cómo responde su cerebro ante distintas situaciones con un determinado nivel de estrés,  tensión, miedo, euforia etc…, minimizando las interferencias mentales para la mejora del rendimiento.

El deportista del futuro no distará mucho del actual, pero el enfoque y la programación de los entrenamientos y la competición será diferente. Los entrenadores y preparadores físicos deberán asumir que el cuerpo humano parece haber revelado todos sus secretos y, actualmente, los caminos apuntan a la neurociencia como complemento a nuevos avances para el rendimiento deportivo y donde herramientas como el Coaching Deportivo es un nexo de unión entre ambos.