(+34) 93 521 11 37

​Pedro Palao Pons, Master Coach Grado Experto – Presidente de TISOC

Dicen que venimos a este mundo como un lienzo en blanco que metafóricamente ”coloreamos” con aprendizajes y experiencias. 

La educación, el entorno, las sinérgias, los miedos, las dudas y todo eso que día a día vivimos, pone matices de color al lienzo de nuestra vida.  

Pero ¿estamos pintando la historia que queremos o aquella que nos permiten los colores que nos da la existencia? 

¿Fabricamos nuestras tonalidades y pigmentos? Raras veces. 

Ahora bien ¿ser siempre pintores o transformarnos puntualmente en escultores?

¿Añadir color, tapar tonalidades incómodas, dolorosas y disconformes o esculpir otra realidad?

Como escultores podemos moldear, tallar y desde luego eliminar aquellas partes de la metafórica piedra que somos.

¿Qué miedos, dudas, dolores, circunstancias e incluso situaciones y hasta personas conviene remover? 

No, no es fácil, saberlo y hacerlo, pero tampoco es imposible.

Remover implica tener una visión global, pero también microscópica. Ver el todo y la parte, porque ambos son un conjunto: nosotros.

Remover implica que, como escultores de nuestra vida, debemos enfrentarnos a lo que somos, a lo que no queremos ser y de forma especial, a lo que sí deseamos llegar.

Remover no es perder, es ajustar, reconducir, pulir y sí, a veces también es renunciar.

Remover es también dejar ir. 

¿Esculpir o pintar? Seguramente ambas, en función del momento y la realidad.

Por ​Pedro Palao Pons, Master Coach Grado Experto – Presidente de TISOC