(+34) 93 521 11 37

Por Oswaldo Toscano / Country Manager TISOC Ecuador

Conversaba con un colega y viejo amigo hoy director comercial de una empresa constructora regional sobre el futuro de un sector tan importante y a la vez tan volátil como el de la construcción, y el me decía cuan importante había sido para el entender que la clave para generar propuestas de valor que les permitan seguir liderando el mercado estaba en el talento humano, y a mí me sorprendió gratamente que eso venga de un sector “duro” donde el foco no era precisamente la buena gestión del talento humano.

Esta conversación seguramente se repetirá millones de veces en varias salas de juntas, pasillos, oficinas, cafeterías en las que las nuevas generaciones de ejecutivos de empresas y organizaciones tomen conciencia de el nuevo paradigma en el que estamos viviendo, en el valor de lo intangible, en el paso hacia la nueva economía centrada en el conocimiento.

La aún economía más grande del mundo E.E.U.U. depende en un 76,6% (estimado al 2010) * de los servicios, generando el 68% de las fuentes de trabajo; un paso que demuestra ese paso de la producción de bienes a la producción de servicios, y la productividad en este nueva economía tiene como foco principal “el trabajado cerebral” como magistralmente lo denomino Peter Druker.

Cuando miramos ejemplos de empresas como Google, Facebook, Twitter, el mismo Apple podemos entender que es únicamente la mente del ser humano y su profunda creatividad lo que se requiere para generar empresas de este tamaño, y es justamente a esto lo que se refería mi colega, pues en un mercado tan competitivo como la construcción un factor decisivo en lograr buenos niveles de ventas tienen que ver con el tipo de servicio, y este está directamente relacionado con esas habilidades cerebrales de las que hablaba Druker.   

Aquí un ejemplo aún más claro,  Wal Mart, la tienda que empezó en 1970, fundada por un ex empleado de otro retailer (JC Penney) y que a la fecha tiene más de 4000 tiendas en el mundo, es la empresa número uno en el mundo por ventas y número de empleados según el ranking de Fortune 500, superando incluso a empresas petroleras como la gigante Exxon Mobil; Wal Mart en el año 1980 ni siquiera aparecía en el ranking.

¿Wal Mart vende servicios? Aparentemente es un retailer de productos de consumo masivo, sin embargo si hilamos un poco más fino, Wal Mart en realidad le vende clientes a la industria**, es decir ha creado una empresa de servicios encargada de atraer clientes para luego vendérselos a la industria, o acaso cualquier empresario de productos de consumo masivo por ejemplo tendría fuera de su estrategia el estar en este punto de venta, y además estar consciente que esto tiene un costo (el descuento al punto de venta que muchas veces es fijado por el propio canal).

Si miramos la historia de los departamentos de “personal” y su transición hacia departamentos de “recursos humanos” primero y luego departamentos de “gestión del talento humano” encontramos que esa transición desde una posición netamente administrativa a una posición más estratégica, con lo cual hay buenos indicios de que adaptarse a la nueva era ha generado un cambio en las estructuras empresariales aunque aún de forma muy básica.

Fuente https://www.cia.gov/library
** Edmundo Cavalli.

Por Oswaldo Toscano. Coach Certificado y Country Manager TISOC Ecuador.