(+34) 93 521 11 37

Por Silvia Díaz, Coach de Supervisión y Desarrollo Educacional de TISOC

Quiero escribir y no sé por dónde empezar. Se me nubla la vista de tanto llorar. Me late fuertemente el corazón y siento un nudo en la garganta.

Han sido unos días muy duros en Bogotá, entre médicos, entradas y salidas de la clínica, la ansiedad de no saber exactamente lo que estaba pasando hasta la intervención y el fallecimiento de Miguel J. Roldán, Coach Presidente de TISOC.

Bogotá fue la ciudad que nos recibió con la primera Certificación de Coaching en Latinoamérica en el año 2008.

Ciudad también, en la que Bogotá dictó parte de su última Certificación.

Es como si Dios hubiera hecho que Miguel empezara y cerrara el ciclo en la misma ciudad.

La ciudad que nos dio la bienvenida, nos despide ahora.

Bogotá fue el inicio de una gran aventura que nos hizo viajar a muchos países, Ecuador, Perú, Chile, Venezuela, Costa Rica, y otros que seguramente me dejo.

Hay algo que me viene a la cabeza y no puedo dejar de pensar, el origen de TISOC fue CoachVille, y Thomas Leonard fue considerado  fundador y  padre del Coaching moderno, falleció a los 47 años. Miguel, para nosotros fue el impulsor del Coaching en los últimos años gracias a todos las investigaciones que realizó desde que presidió TISOC, desde entonces los programas de TISOC han ido evolucionando según las necesidades de nuestros alumnos y del mercado. Miguel nos dejó a los 52 años.

Muchas fueron las ocasiones en las que acompañé a Miguel en el dictado de nuestro curso básico, FPC, Formación en el Proceso de Coaching y siempre que hablaba sobre Thomas Leonard, su voz se volvía algo temblorosa y sus ojos se humedecían, sería que sin saberlo, algo que está fuera de nuestro alcance, le estaba, la vida, haciendo saber que se iría también muy pronto como su antecesor?

La vida es muy sabia y nos habla constantemente, únicamente es que a veces no la escuchamos.

En la primera entrevista que me hicieron, recién entré a TISOC, recuerdo que dije esperaba que éste fuera el inicio de un largo matrimonio, y ahora, me siento algo viuda, seguramente como el equipo de TISOC en cada uno de los países. Miguel trabajó muy muy duro para llegar a donde estamos, era una persona incansable, sedienta de conocimiento, exigente y con un gran corazón de padre protector. Compartimos mucho, mucho juntos y no me hago la idea de que ahora ya no vamos a compartir más …. Siento un gran vacío y no dejo de preguntarme y ahora qué?

Nos toca entonces, procesar el duelo y seguir con aquello que empezamos, el sueño de Thomas Leonard, el sueño de Miguel Roldán y el sueño de todo el equipo de TISOC, Coaching de Alta Calidad y Aplicación Práctica.

Mi tristeza ahora no me permite pensar, porque con Miguel teníamos muchas cosas planificadas para el 2013, siento que me falta mi compañero de camino, sólo le pido que aún en su ausencia, me envíe fuerzas y me siga acompañando esté donde esté.

Silvia Díaz Domínguez – Coach Directora de Supervisión y Desarrollo Educacional de TISOC