(+34) 934 267 051

Por Ana Zabaleta

La seguridad es una trampa, ya que no existe y además el apostar por la misma te coloca en una zona de confort altamente limitante. La situación económica mundial actual lo corrobora, no hay nada seguro, salvo el momento presente.  Y es mucho más seguro tener el control de la situación que dejarlo en manos de otros.

Se suele dejar en manos de otros casi todas las cosas importantes de la vida por miedo, por pereza y por poder echar la culpa a alguien, pero ¿De que te sirve echar la culpa si al final eres tú la única que recoges los resultados, te gusten o no?

Si no eres capaz de asumir la responsabilidad de tu propia vida y tomar acción ¿Cómo esperas que otro, al que tal vez le importes muy poco, venga a hacerlo por ti?

¿Te das cuenta de lo importante que es tomar el control de tu vida? Sí, claro que te puedes equivocar, pero aprenderás de ello y podrás tomar una nueva decisión para arreglarlo (casi todo suele tener arreglo), pero si lo dejas en manos de otros, no podrás hacer nada por evitarlo.

Te enseño en este artículo tres claves para superar el miedo a la inseguridad.

La máxima seguridad está en asumir el control

Como dije al principio la seguridad no existe, con lo cual te estarás limitando por algo que no es real.

Aunque la seguridad al cien por cien no sea real, pero está claro que mientras tengas el control y sepas lo que tienes entre manos, tendrás mucha más seguridad que si lo dejas en manos de otros, y lo más probable es que estén velando antes por sus intereses que por los tuyos.

Imagínate que no sabes conducir, vas en un coche y el conductor pierde el sentido. Puedes elegir entre protegerte la cabeza con las manos para afrontar el golpe seguro, o bien atreverte a coger el volante, que aunque no sepas conducir y puedas equivocarte siempre será mejor que no cogerlo, ya que el golpe estará asegurado.

Infórmate y fórmate

Infórmate y fórmate, pero hazlo en serio. Veo muchas personas preguntar al primero que pasa y darle toda la credibilidad. La información es poder, así que procura estar informada de todo lo importante para tu propia seguridad ya sea física o económica.

El estar bien informada eliminará tus miedos relacionados con la inseguridad, ya que muchos de ellos son infundados, y los que sí lo son, siempre tienen alguna solución, pero por falta de información no la ves.

Al igual que informarte, debes formarte para capacitarte en lo necesario para conseguir tus objetivos. Deja las obsesiones por los títulos y comienza con la capacitación. Los errores que puedas cometer en el camino, también son una valiosa fuente de formación e información, así que no les temas, al contrario, desea que estos lleguen.

No tengas miedo tampoco a pedir ayuda, cuando varias fuerzas empujan en una misma dirección el poder se multiplica.

El miedo sólo te paraliza

El miedo sólo sirve para que te paralices, y si te detienes estás ya perdiendo de antemano. Nunca aceptes al miedo como consejero, sólo como aviso para estar alerta, pero no te detengas a causa del mismo porque ahí es donde realmente está el peligro.

La vida puede ser una bonita aventura llena de retos y desafíos que te harán crecer, puedes tomarlo así, progresar, mejorar y conseguir tus objetivos, o vivir en la queja y en el miedo poniendo tu vida en manos de otros a los que puedas echar la culpa, pero todo esto a cambio de sufrir las consecuencias de errores y decisiones ajenas y no conseguir jamás tus sueños.

Un precio demasiado alto ¿No crees? Piensa además que un poco de inseguridad te da esa pequeña dosis de estrés que te saca de tu zona de confort y te mantiene proactiva.

Ten presentes estas tres claves y elimina el miedo a la inseguridad de tu vida, porque te lo juegas todo.

Ana Zabaleta, “La Coach de la Empresaria”, te enseña técnicas para sacar más rendimiento a tu negocio y en tu vida personal. Si quieres dedicarle el tiempo justo a tu negocio, disfrutar de tu familia y sacar el máximo partido de cada cosa que emprendas.