(+34) 636 071 327 (ES)

Dra. Matilde Pérez

1. Compaginar la carrera profesional y vida privada es también cosa de hombres

Toma esta frase como una consigna: la mujer no es la única responsable de compaginar la vida profesional y familiar. El hombre también debe hacerlo. No es posible que en el siglo XXI el hombre se quede al margen de este trabajo común. Las tareas domésticas y el cuidado de los niños son cosas de dos. Y no sólo las mujeres se beneficiarán de no hacer dos jornadas laborales, sino que también los hombres y la sociedad en general: los hombres porque se enriquecerán al practicar la gestión doméstica y la sociedad que podrá sacar provecho del talento de las mujeres.

Uno de los problemas no resueltos de la paridad es que las mujeres no han alcanzado masivamente los puestos de responsabilidad en la empresa y la sociedad. Uno de los obstáculos con el que se encuentran es la responsabilidad de la vida familiar. El estereotipo de la mujer cuidadora y abnegada y unos horarios con reuniones que se prolongan hasta tarde son una verdadera barrera. Así que muchas renuncian tarde o temprano a desarrollar su trayectoria profesional.

El momento de la maternidad es crítico en este sentido, pero el desánimo por los obstáculos que hay que salvar en ese mundo de valores tan masculinos es frecuente. Sin embargo, son cada vez más numerosas aquellas que consiguen llegar allí donde se han propuesto.

El coaching es de gran ayuda para facilitar el recorrido: ayuda en la organización del tiempo, ordena las actividades según su prioridad respecto a los objetivos y un plan trazado estratégicamente.

El coaching es un proceso que te reconciliará con tus objetivos, aquellos  que aun no has cumplido y aquellos a los que siempre aspiraste. El coaching es un antídoto del estrés que te hace menos operativa, legitima la defensa de tus ambiciones y te da la mano para superar los obstáculos profesionales y personales. El coaching es un método para redactar tu plan de acción personalizado, perfeccionarlo y ajustarlo a medida que lo vas desarrollando.

2. Cuando el trabajo y la familia son incompatibles, hay que negociar

La familia y los hijos son temas recurrentes en el coaching de mujeres. La mujer profesional necesita ocuparse de su trabajo, de su familia, de sus hijos;  todo esto influye en su vida profesional.

Cuando la mujer está trabajando piensa en la familia, organiza los deberes, las cenas, los baños y es ella quien adapta su agenda para compaginar el ámbito familiar y  el profesional. El hombre, exento de esa carga familiar, se siente liberado y no necesita tratar ni hablar de estas cuestiones, ya que en apariencia no tiene estos problemas. La mayoría tiene la posibilidad de centrarse en su trabajo sin las preocupaciones familiares cotidianas. Es evidente que muchos no son insensibles a sus hijos y a su familia, pero cuentan con el respaldo de su mujer para la organización e infraestructura doméstica (hijos, plancha, etc.).

Frente a esta situación tan desigual, la negociación de las tareas domésticas es primordial. No aceptes la carga, negocia sin confrontación, con asertividad y decisión. Las mujeres no negocian bastante y dudan mucho antes de formular peticiones que les interesan. Integrar la negociación en la vida cotidiana es uno de los objetivos prioritarios del coaching para mujeres.

3. ¿Cómo se interponen los estereotipos culturales a las responsabilidades profesionales?

La cultura sigue inculcando que las mujeres prefieren retirarse de la vida profesional para dedicarse a la familia. Es cierto que muchas mujeres renuncian a su carrera profesional y a su potencial, pero algunas lo hacen simplemente porque se sienten presionadas o piensan que es su única elección. El trabajo de mujeres y hombres no pesa igual dentro de la pareja.

Los supuestos que siguen animando a la mujer a abandonar su trabajo son:

 

  • El estereotipo de mujer cuidadora de la familia.
  • La carga familiar bajo su responsabilidad exclusiva.
  • La mala reputación que tiene la ambición profesional de las mujeres vinculada al argumento de que la auténtica realización de la mujer es ser madre y lo único importante para ella son los niños (sobreentendiendo que el resto es muy secundario).

4. Las parejas modernas también

En muchas parejas modernas con similar nivel de formación y responsabilidades comparables, el acuerdo que consiste en que quien gane menos dinero seguirá al que gane más, equivale a paralizar a la mujer. Primero, por la respuesta estadística de que el hombre gana un 30% más; segundo, porque la maternidad retira a la mujer temporalmente del ámbito laboral y le hace perder tiempo justamente en el período en que debería dedicarse a su promoción.

5. Posicionamiento de la mujer en el trabajo

A las mujeres les cuesta apropiarse de su trabajo, de su estatus y de los proyectos que están bajo su responsabilidad. En muchas ocasiones, las mujeres esperan que algo o alguien superior hagan de guía; no se atreven a exponer o llevar a cabo sus iniciativas y el resultado es que a menudo aceptan o incluso buscan un rol secundario, se quedan al margen o ven como alguien rentabiliza sus ideas.

Depende de ti adoptar una posición más proactiva, no abandonar tus objetivos, llegar lejos. Esto lo veremos en la segunda parte del artículo.

6. Factores de éxito de las mujeres profesionales

A pesar de los obstáculos, muchas mujeres se han incorporado al mundo laboral y abandonado la esfera privada tradicional y algunas, cada vez más, entran en la ruda competición profesional y conducen su carrera hasta las más altas responsabilidades.
Los estudios sobre estas mujeres que están en el poder muestran que han llegado lejos y saltado todos los obstáculos. Pero, ¿cómo lo han hecho?, ¿cuáles son sus características? Varios rasgos llaman la atención.

Se trata de mujeres con una gran capacidad de trabajo y muy formadas, con una personalidad llena de optimismo que les permite llevar adelante sus objetivos. Se trata de personas con valores muy sólidos. También tienen la habilidad de apropiarse de los proyectos que están bajo su responsabilidad y son muy creativas. Son conscientes de que no se puede hacer todo, refiriéndose a la famosa conciliación, pero no por ello han renunciado a formar familias en una gran cantidad de casos. Los problemas familiares los han resuelto de manera creativa. Desde el punto de vista del autodesarrollo, poseen habilidades sólidas de comunicación, Coaching, motivación, iniciativa y equilibrio emocional, cualidades que rentabilizan en el ámbito laboral como en el familiar.

7. Consejos para facilitar la promoción en el trabajo

Basándonos en el camino recorrido por las mujeres que se han resuelto a continuar el sendero de la promoción de sus carreras, daremos algunas pistas operativas, eficaces y fáciles de poner en funcionamiento.

7.1    Los objetivos

 

  • Tener claro el objetivo y visualizarlo
  • Apropiarse del estatus y de los proyectos
  • Usar una comunicación clara, proactiva y estratégica
  • Sentir positivamente los mismos derechos que el resto de los colegas
  • Tener y cuidar una imagen propia
  • Desarrollar y aprovechar el networking

7.2    En el trabajo

 

  • No aludir a los hijos para justificarse, no tomar una decisión o no hacer algo
  • No otorgar a otros más poder que el que realmente tienen
  • No intentar hacer la unanimidad a su alrededor
  • No huir de las situaciones de éxito 
  • Decir «no» cuando sea necesario

7.3    Las emociones

 

  • Regular las emociones
  • No caer en la trampa de la empatía excesiva
  • No otorgarse el papel de abnegadas  cuidadoras en la empresa
  • No querer cambiar a los demás

7.4    A nivel práctico

 

  • Las interrupciones por maternidad retrasan o bloquean la trayectoria profesional. Hay que encontrar alternativas, por ejemplo, no perder el contacto con el trabajo, no alargar el permiso, compartirlo con la pareja.
  • No se puede compaginar un trabajo con responsabilidades internacionales, por ejemplo, con ir por los niños todos los días a la salida del colegio; se puede pensar e identificar a alguien que lo puede buscar y, sobre todo, compartir este tipo de responsabilidades con la pareja.


7.5    En la vida privada

  • Organizar la vida a la medida de las ambiciones
  • Ser creativa y buscar soluciones
  • Negociar con la pareja las ambiciones de ambos
  • No renunciar a las aspiraciones, sino defenderlas

7.6    El estereotipo

 

  • Aclarar rápidamente quién cuidará de los hijos cuando los padres estén trabajando
  • Cortar con la costumbre de que sea la madre la cuidadora
  • Convencerse de que el trabajo con responsabilidades es compatible con el afecto y la educación de los hijos
  • Decidir llevar la vida sin familia y/o sin hijos entra dentro de la misma normalidad que decidir formar una familia numerosa

7.7    La pareja

 

  • Otorgar la misma prioridad al trabajo de ambos miembros de la pareja
  • La responsabilidad de la familia no reposa exclusivamente en la disponibilidad de la mujer
  • La conciliación no es cosa de mujeres, sino de hombres y mujeres
  • Compartir las interrupciones de maternidad con la pareja

 
8. Cómo apoya el Coaching la trayectoria profesional de la mujer

      El Coaching es uno de los procesos más pertinentes para el desarrollo personal. El Coaching respalda la trayectoria profesional porque regula las emociones y las sincroniza con las ambiciones personales. El Coaching cultiva nuestras metas para llevarlas a cabo con más garantías.

El Coaching permite legitimar los intereses y metas personales, apropiarse de ellos como propios y personales, trazarse un plan de acción, organizar el tiempo, priorizar los objetivos, delegar, rentabilizar las competencias y negociar con proactividad.

      Si sientes dudas, culpabilidad, si tienes conflictos en la gestión del tiempo, si no consigues compaginar el corto y el largo plazo, lo urgente con lo prioritario, entonces necesitas reordenar tu vida y resituarte. El Coaching es una manera racional y eficaz de hacerlo con garantías de éxito.

      Con o sin pareja, con o sin hijos, reúne tu vida privada y profesional y deja que interactúen. No te apartes de tus oportunidades, haz que la tuya sea una vida libre y elegida por ti. La organización y la toma de buenas decisiones son la clave del éxito.

 

El Coaching sirve para preparar tu futuro y consérvalo. Tu futuro está bajo tu responsabilidad y lo debes trazar de forma estratégica.

No te dejes convencer: no es necesario que desperdicies tu preparación y que entierres tus expectativas.

(La autora es coach española. Dirige la organización Coaching para mujeres)