(+34) 93 521 11 37 (ES)

Por Juanjo Hernando

Ecología financiera para las personas

Cuando pensamos en un negocio (nuestro negocio), enseguida se nos viene a la mente el tema económico: ¿Tendré suficiente para empezar? ¿De dónde lo saco? ¿Cuánto dinero voy a ganar? ¿Qué pasa si no se cumplen mis expectativas? y otras similares. Para hacerlo todo un poco más complicado, multitud de noticias, anuncios y comentarios de la vida diaria están relacionados con el dinero, las finanzas, los resultados, los gastos, los bancos, el FMI, la bolsa…

Algunas personas con cierto conocimiento técnico de “números”, echan mano de calculadora y se aventuran a elaborar un plan financiero: estimación de ingresos, gastos y resultados. Lo curioso es que estos planes financieros rara vez se revisan periódicamente: sencillamente, no tenemos tiempo y quedan reducidos a unos meros cálculos que, al final del año, rescatamos para ver si hemos alcanzado lo que allí habíamos escrito. En resumen, la planificación financiera queda equiparada al décimo de lotería de Navidad, que sacamos del bolsillo después del sorteo para ver si nos ha tocado algo. Caemos en la cuenta del error y decidimos que alguien tiene que encargarse de controlar estos temas y que nos informe periódicamente de “cómo anda el asunto”.

Encontramos un “Master Controller Financial Senior Manager (MCFSM)” que suena genial, así que adelante. Llega el primer control periódico y una gran sonrisa de satisfacción del MCFSM acompaña el denominado “1Q Financial Strategic Report (FYEO)”. Intuimos el contenido por el título (aunque lo de FYEO no lo captamos del todo) y abrimos el documento. Aparecen entonces una magnífica sucesión de gráficos y estadísticas que nos justifican el yield, benchmarking, ROI, el de la competencia directa, del sector, la provincia, el país, la UE, la OCDE, Japón. El comentario final del MCFSM es: Hemos obtenido una clara Underperformance. Nuestra cara de estupefacción es inenarrable: ahora no tenemos sólo el décimo de lotería de Navidad, también tenemos la bonoloto, el euromillones y la primitiva.

El siguiente paso es el de apuntarnos al correspondiente master en finanzas organizado por la “International Chamber and Economics School of La Rosita-California” Está subvencionado para los emprendedores, además es on line y está certificado por el SCF y el MMQ y cumple los estándares del PHITO-30000. Por supuesto, obtenemos el “Cum Laude Ave Maria Gratia Plena”, pero seguimos sin encontrar solución real a nuestro negocio. ¿Cómo puede ser esto? ¿Qué estamos haciendo mal?

Como en todos los órdenes de la vida, seguro que cada persona tendrá mil y un motivos que justifiquen la marcha de su negocio y expliquen su particular situación. Sin embargo, la mayoría de los casos presentan un denominador común bastante poco reconocido: No sabemos comunicarnos con nuestras finanzas. No estamos preparados para hablar del dinero desde dentro. Nos hemos preocupado de alcanzar grandes conocimientos técnicos en la materia, pero seguimos sin saber alinear las decisiones financieras con nuestros valores personales. En definitiva, no hemos alcanzado el equilibrio adecuado y tratamos estos temas como la lotería: a ver si nos toca.

De eso trata la “Ecología financiera para las personas” No tiene definición técnica, así que me gusta decir que es eso que sirve para que tomes una decisión conscientemente, sabiendo cómo afecta a tu negocio, pero fundamentalmente a ti como persona. Es eso que sirve para que sepas preguntarle a tu MCFSM (tu banco, tu asesor o quien lleve esos temas) las cuestiones clave que tú (y sólo tú) necesites para sentirte plenamente contestado y así poder tomar la decisión adecuada.

Para eso sirve la “Ecología financiera para las personas”. Y este es mi trabajo: Ayudarte a llevarla al infinito.

Juanjo Hernando-Coach
Ecología financiera para las personas