(+34) 93 521 11 37 (ES)

Por Dr. Gilbert Aubert

¿Cuál es la situación de la mujer en el liderazgo de hoy? Cuando se mira el espectro corporativo o de jefes de Estado, directores generales, gerentes de empresas, profesionales liberales, los bomberos o la policía, no se puede negar que hayamos visto muchos progresos, y que las mujeres se destaquen en todo.

Según un estudio de Mackenzie está demostrado que las empresas que tienen mujeres al frente aumentan su rentabilidad. Sin embargo solamente el 2,4 por ciento de los CEO´s de Fortune 500 son mujeres,  tan solo el 4% de los puestos de alta dirección están ocupados por mujeres, las mujeres ganan el 81 por ciento de lo que ganan los hombres, el 80% de las compras mundiales las realizan mujeres, y solo el 3% de las nuevas empresas son creadas por mujeres.

¿Por qué tal diferencia? Esta pregunta no está explícitamente contestada en los lugares de trabajo. Creo que sigue siendo un mundo de hombres con grandes avances, basta con mirar a las mujeres líderes más poderosas del mundo, entre las que se encuentran Angela Merkel (Alemania), Christine Lagarde (FMI), Indra Nooyi (Pepsico), e Irene Rosenfeld (Kraft).

Se aprecia que cuando las mujeres quieren acceder a puestos de alta dirección, encuentran grandes barreras de entrada como son:

  1. Dificultad para conciliar familia y trabajo, ya que las mujeres continúan asumiendo en mayor medida la carga familiar.
  2. Patrones masculinos presentes en algunas sociedades y empresas.
  3. Sistemas de promoción no siempre basados en la meritocracia.
  4. Menor visibilidad de las mujeres en puestos de alta dirección.
  5. Inercia, ya que los hombres llegaron antes y las cosas se hacen así.
  6. Estereotipos, ya que se sigue pensando que los hombres son más eficaces en la dirección a pesar de que se haya demostrado lo contrario.

Con problemas en los mercados financieros y países en la quiebra, es importante mirar a nuestros líderes, y si las mujeres son parte de la solución, se debe intensificar la consciencia.

Independientemente del sexo, el liderazgo excelente va más allá del género, tiene componentes de liderazgo femenino y masculino. Y serán aquellos líderes capaces de aceptar, integrar y utilizar estas características, en función de las necesidades de cada momento, los que logren tener éxito, signifique eso lo que signifique para cada uno.

El autor es Coach Ejecutivo, recibió entrenamiento por Coachvillle Spain/TISOC, consultor en Desarrollo del Liderazgo, y Candidato a Doctor en Administración de Empresas por la Universidad Europea de Madrid.