(+34) 93 521 11 37

Por Francisco Heras

La indecisión, junto con tomas de decisión equivocadas pueden ser la razón para que las organizaciones fallen y se deterioren.

Es importante que en los procesos de toma de decisión se tengan en cuenta aspectos que puedan facilitar la decisión y sobre todo tener en cuenta siempre todas las variantes posibles y sus consecuencias.

Antes de nada hay que tener en cuenta el tiempo de dedicación a pensar y solucionar el problema. El tiempo de dedicación a la toma de decisión debe ser proporcional al impacto de dicha decisión. Cuanto mayor sea el impacto más tiempo deberíamos tomarnos.

No hay que perder el tiempo en decisiones que tengan un impacto menor ni hay que retrasar las decisiones que provocarían un gran impacto en la organización.

Para evitar que provoquen una perdida de tiempo, las acciones que provoquen un menor impacto y de rápida decisión deben colocarse al final de las reuniones, de modo que se evite que nos hagan perder tiempo.

Conocer cual es el tiempo límite para la toma de decisión es también de vital importancia para no generar problemas por un retraso incontrolado en la toma de decisión.

Los equipos tienen que formarse para que no únicamente transmitan los problemas sino que deben también intentar aportar soluciones, desde ángulos diferentes, pros y contras, limitaciones, el peor escenario posible, sin olvidar tener en cuenta los valores y la ética, de nuestra organización y los nuestros propios.

Es importante tener en cuenta todas las alternativas, los recursos necesarios, el riesgo que nos permitimos tomar, los objetivos, controlar la comunicación y ejecutar el plan minimizando los riesgos.

A continuación podéis ver un esquema lógico de toma de decisiones, si bien es verdad que éste proceso a veces debe durar pocos minutos mientras que para problemas más complejos y con mayor impacto debemos dedicarle más tiempo.

Por Francisco Heras, Coach Ejecutivo Certificado por TISOC.