(+34) 93 521 11 37

Por Leandre Boix Hernàndez

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.”

Esta frase forma parte de un libro de culto “EL ARTE DE LA GUERRA”, considerado como el mejor libro de estrategia de todos los tiempos, escrito por el General Sun Tzu en el siglo IV antes de nuestra era.

Su sabiduría y consejos pueden aplicarse hoy en dia en el aspecto corporativo, negocios e incluso en nuestra vida personal diaria, claro está interpretando los conceptos.

Si analizamos el contenido del libro y de esta frase en particular, veremos que ahonda en la base, en el principio del coaching, el conocimiento de nuestro ser, de nuestro interior, nuestras posibilidades, de nuestras fortalezas y debilidades……………… al fin y al cabo de nuestras reacciones frente a los retos.

A notar que en párrafo anterior se ha hecho mención a la famosa pirámide (conocimiento, saber hacer y saber ser), a un posible informe DAFO, al autocoaching y aspectos psicológicos…………. Todo ello ya interpretado en el siglo IV antes de nuestra era ¡!!!!!!

“Si conoces a los demás”

Recientemente en una charla que impartimos enfocada a inversionistas en bolsa y mercados financieros, pudimos comprobar que el conocimiento de dichos mercados y la percepción que se tenía de ellos era francamente deficiente.

¿Por qué?

Todo era debido a que los inversionistas a la hora de analizar un gráfico técnico de cualquier valor cotizado, se basaban en multitud de variables técnicas, matemáticas, medias móviles, RSI, MACD, retrocesos de fibonacci, ondas de Elliott, etc., pero realmente no eran conscientes de lo principal, de la “esencia del gráfico”.

Un gráfico no es algo “mecánico”, no es algo que nos crea la tecnología para que lo estudiemos ni se crea “porque sí” ; Sres. Un gráfico técnico de un valor financiero (aunque parezca que estemos hablando de algo muy complicado) no es más que la suma y repetición en el tiempo del comportamiento y reacciones humanas a ciertos estímulos y variables.

Si, aunque parezca obvio, se crea a partir de emociones y sentimientos, ¿Cuáles son pues estas emociones? El miedo y la avaricia.

Cuando surge la avaricia propicia que un valor experimente subidas, a medida que el sentimiento se intensifica las subidas son más pronunciadas…………… hasta que aparece en escena el miedo, el miedo a perder lo ganado y el valor empieza a bajar, a más miedo más perdida de valor , hasta llegar al pánico, representación de la cual sería la caída libre de la cotización.

A partir de ese momento se empezó a cambiar la dinámica del “conocimiento” , se analizaron los picos de fluctuación alcista como inicio y final de la avaricia y comienzo del miedo en las tendencias bajistas, lo cual pudimos comprobar que abrió un nuevo horizonte a esa comprensión del entorno, ya que dejó de ser algo para la mayoría casi rayando lo imposible por la cantidad de variables técnicas (para las cuales carecían de preparación para su aplicación), y se pasó a considerar como algo más simple y manejable. Les acabábamos de dar armas de comprensión y desarrollo, simplificado el problema e incrementado su control sobre el entorno a la vez que despertado su interés por aprender más y más.

“Si te conoces a ti mismo”

Conocimiento personal, la otra parte tanto o más importante para el trader o inversionista ya que esta actividad está catalogada como una de las que más puede incrementar el nivel de stress, el cual desencadena en el organismo reacciones de ansiedad y angustia, las cuales pueden manifestarse de múltiples maneras: taquicardia, sudores, dolores de cabeza, espalda, transtornos depresivos, irritabilidad, etc. Por lo tanto el conocimiento personal , de nuestras reacciones que podemos adquirir mediante el coaching o autocoaching es de vital
importancia.

Evidentemente no todas las personas reaccionan igual a los estímulos que pueden provocar stress, de ahí la importancia de que siempre la modalidad de inversión o trading se adapte personalizadamente a la persona, ya que lo que algo que no puede afectar a uno, puede
desencadenar una reacción en cadena en otro individuo.

Marcarnos objetivos asumibles, primero a corto, luego a medio y largo plazo, ir consiguiéndolos y materializándolos nos creará una sensación de bienestar, confianza y motivación para más adelante intentar asumir objetivos más ambiciosos.

Por el contrario si nuestros objetivos son excesivamente ambiciosos, eso nos crea frustración, nos afecta en nuestra autoestima y concretamente en el campo de las inversiones y el trading nos hará caer irremediablemente en un bucle donde nuestra errónea prioridad será el recuperar o resarcirnos de esas equivocaciones, lo que nos llevará a cometer más equivocaciones…………… y eso a la larga nos conduce a la ruina financiera.

Tal como solemos decir los Analistas técnicos, “no hay nada más peligroso que un trader desquiciado”.

Cada momento en el mercado es único e irrepetible. Igual que en nuestra vida diaria y a todos los niveles nunca hay dos momentos iguales. Existe un momento idóneo para hacer las cosas, si ese momento pasa hay que esperar a que se den las circunstancias ideales para volver a intentar nuestros propósitos, se trata de no presionarnos en exceso mentalmente ni tener prisa en actuar. Cuando el entorno y nuestras condiciones de motivación y confianza estén nuevamente alineadas surgirá un nuevo momento, distinto al anterior por supuesto, pero igual o incluso mejor.

Seamos conscientes de que cada día no podremos hacer aquello que deseamos, sino lo que el mercado y nuestra actitud nos permita, tenemos que dejar de pensar en términos “absolutos” y pasar a pensar en términos de “probabilidades”. Estamos programados para no procesar la información en términos de probabilidades, sino que asumimos que si se produce el evento
“A” provocará el evento “B”. Y cuando esto no ocurre, nos sentimos “mal” por errar en nuestra previsión, ya que eso no encaja con nuestros esquemas.

Como Wyckoff ya dijo: “En el mercado no hay leyes, hay principios. Y el problema de los principios es que están llenos de fisuras por todas partes.”. Aquí subyace la razón por la que el trading no puede ser dominado vía sólo conocimientos.

Preguntados los asistentes cual era su forma de comenzar el dia de trabajo, sus respuestas fueron: leer la prensa económica, analizar índices, analizar noticias financieras y programar los trades u objetivos del día.

¿No nos olvidamos de algo?

¿Algo sin lo que no podremos hacer nada positivo durante el día?

Silencio………..

Lo primero que hay que hacer es un Chequeo de nuestra mente, de nuestra predisposición, de las ganas de asumir riesgos (cambiantes dia a dia), ya que de nada nos va a servir la información de nuestro enemigo (Sun Tzu) si no conocemos nuestra capacidad para
gestionarla (conocer nuestras armas y estrategias).

Porque sino ¿Cómo vamos a contrarrestar un ataque?

Siempre que vayamos a operar en los mercados hay que hacerlo con seguridad, sin dudas y sin miedos, pero siempre tomando consciencia de nuestro estado emocional por si no es el adecuado.

Leandre Boix Hernàndez, Coach Ejecutivo por The International School of Coaching (TISOC)/CoachVille Spain,, MBA , Analista Técnico de Mercados Financieros por el ISTPB,(Instituto Superior de técnicas y Prácticas Bancarias) Trader en acciones, futuros y CFD’s desde 1999.